Archivo de la etiqueta: niñez

La vida no tiene sentido

Tengo casi 40 años. Es decir, he vivido con seguridad, más de 1/3 de mi vida. Y siempre he pensado que la vida no tiene sentido. Obviamente he decidido no tener hijos. Me parecería totalmente incongruente traer un ser a un mundo en el cual no me siento a gusto. Me parecería, por otro lado, un acto muy egoísta. Que me perdonen las madres pero creo que es egoísta traer hijos a un mundo tan cruel esperando a… que ellos lo cambien ¿o qué? En fin, no lo entiendo.

Siempre me ha encantado escribir. Cuando era pequeña, solía hacerlo muy a menudo, por hobby. En el colegio siempre se valoraban muy positivamente mis redacciones, las cuales, por cierto, me costaba muy poco realizar.

Además de historias de misterio y amor, solía escribir un diario por las noches, así como un cuaderno por las tardes, que recuerdo tenía las tapas amarillas. Ese cuaderno acabó en el fuego cuando yo contaba con 8 años de edad. Algún día os contaré cómo sucedió. Fue un verdadero trauma tener que destruirlo, pero fue parte de un proceso de superación que me ví obligada a llevar a cabo para poder sobrellevar una de las múltiples etapas realmente duras que he pasado en mi vida.

Siempre fui una niña muy curiosa que leía todo lo que caía en mis manos. Recuerdo que siempre le daba una oportunidad a todos los libros que encontraba por las estanterías de casa. Leía la primera hoja y si no lo entendía o me aburría lo dejaba… No sé si fue leyendo algún libro “inapropiado” para mi edad o quizás fruto de mi imaginación, pero con 4 años edad al parecer un día le pregunté a mi madre “mamá, ¿cómo salen los niños? Yo sé cómo entran pero no cómo salen”, a lo que mi madre respondió “hija, por el mismo lugar que entran, salen”. Después de aquella conversación, mi madre le comentó a un psicólogo amigo suyo si aquello era normal y él la tranquilizó diciéndole que no era muy normal pero que, ante todo, ella debía responderme con la mayor naturalidad posible a las preguntas exactas que yo hiciese y con palabras que yo pudiera entender.

Aún recuerdo cuando, con 7 u 8 años, les pregunté a mis padres qué significaba la palabra “masturbarse”, tras leer una consulta de un lector en la sección de psicología de la típica revista del corazón de la época. Les puse en un gran aprieto para responderme.

Mi infancia fue bastante infeliz. Mis padres lo hicieron lo mejor que pudieron pero no fue suficiente. Fui una niña muy difícil.

Mi adolescencia fue aún peor y mi edad adulta… digamos que tiene épocas.

Bueno, como post de presentación creo que ya me he extendido bastante.

Por cierto, había olvidado lo beneficioso que me resulta plasmar por escrito las ideas que se me pasan por la cabeza, como hacía cuando era una niña…

¡Hasta la próxima!

Anuncios